Seleccionar página
¡Queremos amar! – #WorldPride2017

¡Queremos amar! – #WorldPride2017

Estos días en Madrid se está celebrando el World Pride 2017. En la actualidad, existen 22 Estados que reconocen y permiten celebrar matrimonios entre personas del mismo sexo y 26 países en los que se permite la adopción conjunta para parejas de personas del mismo sexo. En cambio, en 72 países es delito ser homosexual y en 8 países está condenado con pena de muerte.

Queda mucho que avanzar todavía. Estamos viendo con indignación la existencia de campos de concentración en Chechenia para personas “de orientación sexual sospechosa”. También estamos siendo testigos de cómo el terrorismo extremista en Orlando, en París… está atacando a todo este colectivo de personas que solo queremos amar y vivir en libertad y en igualdad.

Pero no hace falta irse tan lejos, en la Comunidad de Madrid se denuncia una agresión LGTBIfóbica cada día. En el año 2016 se registraron más 200. Este año hemos sido testigos de cómo por diversas zonas de España se ha paseado el autobús transfóbico de Hazte Oír, o lo han intentado mejor dicho. Una asociación, por cierto, declarada de utilidad pública por el Partido Popular, mientras este no ha hecho nada contra la transfobia, ni para solucionar los problemas del colectivo transexual.

Se hace necesario aprobar de inmediato la Ley Nacional y un Plan Nacional contra la LGTBIfobia. Del mismo modo es imprescindible implantar una Ley Nacional de Transexualidad, que incluya aspectos que afectan a los menores transexuales. Y que se reconozcan los derechos de las personas intersexuales.

Este sábado no es sólo una tarde festiva, también sirve para reivindicar y para hablar por todos aquellos que todavía hoy no lo pueden hacer. Gritaremos bien alto, para que nos oigan en todas las partes del mundo. Por una diversidad en igualdad y por un mundo en el que se pueda amar en libertad. ¡Queremos amar!

11 razones para afiliarse a UPYD

11 razones para afiliarse a UPYD

1.- Porque frente a los que ofrecen división y ruptura nosotros ofrecemos unión. No queremos destruir el sistema y acabar con todo (como proponen los populistas) sino que queremos reformarlo profundamente para mejorarlo.

2.- Porque defendemos una España justa donde todos los españoles disfruten de una Educación y una Sanidad pública y de calidad, sin importar la Comunidad Autónoma en la que resida.

3.- Porque somos el único partido que ha pasado de las palabras a los hechos para despolitizar la justicia. Nos hemos negado al juego de reparto de sillas en el Consejo general del Poder Judicial o en el Tribunal Constitucional.

4.- Porque es fundamental reformar la ley electoral para que cada voto valga lo mismo, independientemente de la provincia donde se viva.

5.- Porque es necesario que la política deje de ser un modo de vida y vuelva a ser un compromiso público con todos los ciudadanos. Para ello defendemos que haya listas abiertas y mandatos por tiempo limitado.

6.- Porque para poder desarrollar estas reformas hace falta un partido político que no esté estancado en el pasado y trabaje por el progreso de nuestro país.

7.- Porque UPYD está formado por ciudadanos comprometidos que no hemos venido a vivir del cuento sino a trabajar para impulsar los grandes cambios que España necesita.

8.- Porque apostamos por nuestra cantera formada por gente valiente y preparada. No premiamos fichajes de última hora ni transfuguismos que dañan la política.

9.- Porque aunque hay plataformas, asociaciones y colectivos que defienden causas justas, sólo un partido político plantea soluciones a todos los problemas de nuestra sociedad.

10.- Porque somos más de 7.000 personas que colaboramos con nuestro tiempo y dinero en este proyecto. Además hay voluntarios, colaboradores y más de 50.000 personas que sigue apostando por nosotros.

11.- Porque la fuerza y la independencia de UPYD, tanto económica como política, nos la dan nuestros afiliados. Por eso haces falta y eres imprescindible en nuestro proyecto.

 

Europa ¡en marcha!

Europa ¡en marcha!

Los resultados de las elecciones francesas me han dejado un sabor agridulce. La Unión Europea puede respirar aliviada tras la victoria de Emmanuel Macron. Un 66% de los franceses ha apostado por mantener a su país dentro del proyecto europeo. Sin embargo, es un dato preocupante que más de 10 millones de nuestros vecinos galos apostaran firmemente por Marine Le-Pen y el Frente Nacional. Y esto solo acaba de empezar.

Emmanuel Macron no puede defraudar. Si cumple sus promesas conseguiremos alejar el fantasma de los radicalismos. Sin embargo, si rompe las expectativas de aquellos que han depositado su confianza en él, será un balón de oxígeno para todos los populismos del mundo. Sin duda tiene una enorme responsabilidad por delante.

Entre los principales objetivos que se ha marcado el ya Presidente de la República francesa destaca la refundación de Europa. Y una de sus propuestas es la creación de un Gobierno de la zona euro con un Ministro de Finanzas.

La propuesta de Macron para la creación de un gobierno europeo está muy bien. Pero debemos ser valientes y dar un paso más allá. Debemos impulsar una integración política, fiscal y bancaria. UPYD somos un partido profundamente europeísta, como así recoge nuestro Manifiesto Fundacional. La labor de nuestra eurodiputada Maite Pagazaurtundúa es la mejor garantía de nuestro proyecto.

Apostamos decididamente por una Europa federal donde cada uno de los estados miembros compartan la soberanía con la Unión donde se garanticen los valores democráticos. Además, debemos establecer una Ciudadanía Europea con un catálogo de derechos que no se puedan reducir sin motivos justificados.

Centrándonos en España, tenemos una situación muy similar a nuestros vecinos franceses. El Partido Popular está salpicado por multitud de casos de corrupción. Mariano Rajoy nos va a hacer pasar la vergüenza de ver a un Presidente declarando en los tribunales. El PSOE va sin rumbo mientras que Podemos se dedica a hacer circo. Y, mientras tanto, Ciudadanos dice hoy una cosa y mañana hace la siguiente.

El movimiento de Emmanuel Macron aglutina ciudadanos socialdemócratas, liberales, centristas, ecologistas y europeístas. Todos juntos trabajan para lograr el progreso de su país. A veces me pregunto si en España seríamos capaces de lograr este fenómeno. En UPYD nos ponemos en marcha.

Artículo publicado en El Rotativo

Una falsa segunda transición

Una falsa segunda transición

Puedo decir con contundencia que estoy harto de la clase política que representan los cuatro grandes partidos. Grandes en cuanto a número de militantes y dinero que mueven, porque sus ideas son pequeñas. Ninguno de estos partidos hace política en mayúsculas, pensando en el conjunto de la sociedad y no en sus propios intereses.

Desde hace varios años pertenezco a un partido molesto. Y además somos la auténtica revolución porque no hay mayor revolución que querer cambiar las cosas desde dentro. Esto es lo que convierte a UPYD en un partido grande, formado por personas libres y comprometidas.

He leído en varias ocasiones que España está viviendo una segunda transición. Que nos pillen confesados. Esta afirmación me preocupa bastante pues en el fondo se está hablando de seguir aumentando las desigualdades entre comunidades autónomas. Lo que es lo mismo, conceder más privilegios a Cataluña y País Vasco para tratar de calmar las aguas.

Estoy cansado de los vendedores de humo que prometen fórmulas mágicas para solucionar todos nuestros problemas. Basta ya de mentiras, exijamos que se trabaje día a día para poner las instituciones al servicio de la gente.

La verdadera transición empieza por una modificación de la Ley Electoral. Necesitamos una fórmula muy sencilla: un ciudadano, un voto. Esta idea asusta a muchos, no vaya a ser que pierdan su sillón. Y si encima les reclamamos acabar con las puertas giratorias, entrarán en pánico.

Urge también que todas las comunidades tengan las mismas competencias. Para ello debemos acabar con los privilegios, los fueros y demás derechos históricos. Además es fundamental recuperar competencias tan importantes como Sanidad, Educación y Justicia.

Estas ideas parecen utópicas. Y desde luego lo serán mientras sigan gobernando los partidos viejóvenes. Demos paso a partidos grandes de ideas que trabajen por el progreso de nuestra sociedad. Trabajemos juntos por una verdadera transición democrática.

Artículo publicado en El Rotativo

A toda velocidad hasta Madrid que así llegan los votos (Aleix Poblet)

A toda velocidad hasta Madrid que así llegan los votos (Aleix Poblet)

Hemos tocado el cielo con el fútbol, el tenis, las carreras de coches, y además nos encanta presumir de que somos el país con más kilómetros de alta velocidad del mundo. Mientras nosotros llegamos antes a Barcelona, Valencia, Sevilla, siempre desde Madrid claro; o incluso a Cuenca, Requena, Albacete y Calatayud, el mundo nos mira con cara de que nos hemos vuelto locos.

La enajenación de la alta velocidad se ha convertido en un pozo sin fondo, y se plantean muchas incógnitas. ¿Hasta donde vamos a llegar? ¿Vamos a conectar todas las capitales de provincia en AVE? ¿En algún momento alguien pondrá sentido común a esta carrera que tenemos ganada durante décadas?

El Gobierno sigue utilizando esta construcción sin control para alardear de algo que a la larga no podremos costear. Ellos mismo se contradicen. Hace tan solo unos días, Fomento reconocía que Asturias tardará 30 años en rentabilizar los 3.300 millones que esta costando la variante de Pajares. ¿Seguro que es una obra prioritaria y necesaria en este momento?

Mientras núcleos reducidos de población disfrutan de una estación de alta velocidad, el eje económico vital de este país sigue sin una previsión clara de poder trabajar con este servicio. No solo de pasajeros, sino también del ancho de vía necesario para ser competitivos, en Europa y en el mundo.

Mariano Rajoy dice que invertirá 4.200 millones de euros en infraestructuras en Cataluña, entre ellas está el Corredor del Mediterráneo, una obra que tiene que unir Algeciras con la frontera francesa. Pero la obsesión de centralizar las comunicaciones por la capital sigue siendo latente. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, tuiteaba hace unos días, “el corredor avanza. Castellón estará a 2h 25min de Madrid”. ¿El Gobierno quiere realmente potenciar la economía mediterránea?

Nuestra costa más turística sigue sin entender que para viajar de Valencia a Barcelona haya que pasar de una forma impepinable por Madrid. Esta obsesión de centralizar y de convertir la capital en el centro de todo, como ya lo es geográficamente, no lleva a ninguna parte; bueno sí, al saco de los comicios. Esta promesa electoral funciona y permite rascar varios escaños, que a día de hoy hacen mucha falta, cuando no se sabe gestionar bien las prioridades de un país.

Aleix Poblet, periodista en La Sexta Noticias.

Una margarita como arma (Zeki Hinojo)

Una margarita como arma (Zeki Hinojo)

Un 19 de abril de 2007, nace del vientre putrefacto de Al Qaeda, un espécimen terrorífico y a la vez mortal para la libertad global. Estamos hablando del autoproclamado Estado Islámico o Califato, hasta ahora, de Irak y el Levante.

Nace en plena primavera la antítesis de la primavera árabe, he titulado este capítulo “Una margarita como arma o como el Estado Islámico no entiende de paz”.

Debemos partir de que la guerra nunca es la solución, la guerra es la última mano que usar en la larga partida del poker antiterrorista. Es además una baza que nos puede traer la solución pero a corto plazo; y el terrorismo, precisamente, no es algo que combatir a corto plazo sino todo lo contrario. El problema es que hay veces que cuando ya el terrorismo se ha subido a la parra (el caso del autoproclamado Estado Islámico) las medias a largo plazo (la educación, por ejemplo) no tienen efecto.

Ustedes creen que yendo al norte de Irak y dándoles una margarita e incluso leyéndoles un poema a un yihadista suní éste nos perdonará de la horca, la crucifixión, la quema, la lapidación, la defenestración, la degollación, la mutilación, etc. etc. ¿Ustedes lo creen así?

¿Cómo le explicas a alguien que pretende arrojar por una azotea desde más de un quinto piso a una persona, para que posteriormente sea lapidada, cuyo único delito, entre comillas por supuesto, ha sido el ser homosexual?

Pues por desgracia, obviamente, es imposible dialogar con personas que te esperan en su territorio con los brazos abiertos y sabe Dios cuantos kilos de explosivos debajo de la camiseta.

A lo largo de la Historia a los Genocidas se les combate, no se les dialoga. Si se intenta dialogar con ellos no te cogen la mano, te cogen el brazo, y cuando te das cuenta, como pasó con la Alemania Nazi, han conquistado toda Europa. Por lo tanto, seamos realistas.

Y no me vengan con que aquí también hubo terrorismo en España y aquí no se bombardeo Euskadi ni hubo intervención militar internacional. El tema es que los abertzales no autoproclamaron la independencia de Esukal Herria teniendo, por tanto, un territorio controlado por ellos desde el que actuar contra Epaña, sino que actuaban desde sus escondrijos. No hacía falta bombardear nada porque allí en el País Vasco y Navarra ya estaba la Guardia Civil y la Ertzaintza para combatirles, y los políticos por otro lado para legislar (bien o mal) al respecto.

El caso del Estado Islámico es diferente pues ellos sí controlan un basto territorio donde poder entrenar libremente, desde donde poder expandirse más aún, donde armarse y, lo más importante, donde financiarse.

Hace poco leía un artículo que hablaba de ello; esa gente gana millones de euros al día con las donaciones, la venta de petróleo, la venta de órganos, la venta de personas humanas, el expolio y la venta de patrimonio, etc. (ramas que ETA no tocaba ni de lejos en su financiación, que sepamos).

Yo tampoco estoy, en parte, de acuerdo con los bombardeos pues en muchos casos pueden llegar a ser imprecisos y llevarse por delante la vida de inocentes. Yo estoy más de acuerdo con algo más preciso y eso es la intervención por tierra. Pero incluso antes de iniciar una guerra contra nada ni nadie sigo pensando y defiendo que lo que habría que hacer es cortar por todos los medios sus vías de financiación, y de ahí ya pues en adelante.

Acuérdense cuando se cortaron las vías próximo orientales de suministro petrolífero a los nazis. Pues esto es igual. Pero claro, el capital es el que manda, incluso por encima de la causa justa. Y parece ser que los adalides occidentales de la lucha antiterrorista prefieren seguir negociando con multitud de países que hacen comercio asiduo con los terroristas de Irak y Siria financiándolos directa e indirectamente por un puñado de perras.

La tontería de este capítulo es que a veces es más fácil deshacerte de una columna de hormigas poniendo un azucarillo donde te plazca que usando un potente insecticida.

Zeki Hinojo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies