Seleccionar página

Este fin de semana hemos podido escuchar a Albert Rivera reivindicando el legado de UPYD. Posiblemente su objetivo es lograr entre 500 y 600 votos que, según encuestas internas, les faltan en Álava para conseguir representación (fuente: El Mundo).

En primer lugar la RAE define la palabra “legado” como: aquello que se deja o transmite a los sucesores, sea cosa material o inmaterial. Por más que insistan, UPYD sigue luchando desde fuera de las instituciones para defender a los españoles de la mala política. Y, por si alguien no lo recuerda, seguimos contando con extraordinarios concejales y una eurodiputada incansable que se rompen la cara día a día para defender nuestro programa político.

Como siempre he defendido, del dicho al hecho hay gran trecho. Sólo debemos fijarnos en Nicolás de Miguel, quien en el año 2012 (desde UPYD) defendía la supresión de los privilegios vascos y ahora, candidato por C’s, ya no le parece una urgencia porque no lo reclama nadie en la calle. Pues no, señores, la igualdad no es una moda. La igualdad se defiende por convicción, por principios y por ética. Tal vez no conozcan estos tres términos.

Sí es cierto que hemos dejado huella tanto en el Congreso de los Diputados como en el Parlamento Vasco. Durante ocho años, Rosa Díez ha sido la política mejor valorada por los españoles y la que más propuestas ha realizado año tras año. Fue la primera mujer candidata a presidir el Gobierno y ella, junto con el resto de compañeros del Grupo Parlamentario, marcaron un antes y un después en la política española. Desde aquí le doy las gracias por haber hecho historia en la política española y por habernos dejado este gran legado que es UPYD, un partido político libre, progresista, que defiende lo mismo en cualquier rincón de España y que no se vende a nadie.

Gorka Maneiro, nuestro Portavoz nacional, ha hecho un trabajo digno de admirar (hasta por Albert Rivera) en el Parlamento Vasco. Durante estos años UPYD ha sido la única alternativa constitucionalista sólida en el País Vasco. Se ha opuesto a disparatadas y faraónicas obras innecesarias, como el soterramiento del TAV a su paso por Vitoria. Ha rechazado cualquier recorte en educación, sanidad o inversiones productivas. Ha defendido como nadie el Estado de Derecho, la legalidad vigente, las instituciones democráticas, la deslegitimación de las ideas totalitarias y la dignidad de la sociedad vasca. También ha luchado por conseguir una justicia independiente de los partidos políticos, la mejor de las garantías contra la corrupción.

Este es el trabajo hecho por UPYD en estos ocho años y que, lamentablemente, nadie podrá seguir haciendo en esta próxima legislatura. Pero que nadie se alarme, en el próximo Congreso Ordinario vamos a renovarnos y a recuperar, poco a poco, la confianza de la gente para seguir haciendo esto y mucho más.

¡Volveremos!

Javier Bezares