Seleccionar página

El Homeschooling consiste en que los padres educan a sus hijos en casa. Es decir, no se escolariza a los niños en un centro educativo ni siguen una programación curricular establecidas por las administraciones. Actualmente en España ya hay entre 3.000 y 4.000 familias que lo llevan a la práctica.

No hay un perfil de familia específico que elija la opción de educar a sus hijos en casa. Por norma general, las familias eligen esta opción por motivos pedagógicos.

La Constitución Española reconoce la libertad de enseñanza. La Declaración de los Derechos Humanos defiende el derecho de los padres a elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos. Sin embargo, el Homeschooling no está reconocido por la normativa en materia de educación. Se puede decir que hay un vacío legal en este sentido.

Los contrarios al Homeschooling defienden que con esta práctica se priva al alumno de la socialización y de la exposición a los problemas del día a día. También consideran que muchos padres no están capacitados para poder educar a sus hijos en casa.

Los defensores del Homeschooling, por su parte, opinan que con esta opción se respetan los ritmos individuales de aprendizaje de cada alumno. También se puede impulsar sus capacidades y aptitudes, aprender situaciones reales y el espíritu crítico. A diferencia de los alumnos que están escolarizados, los niños que participan del Homeschooling siguen una programación académica diseñada y ajustada acuerdo a su ritmo, motivaciones y capacidades.

La primera pregunta que nos hemos de plantear es si estos alumnos que estudian en casa van a poder obtener titulaciones oficiales. La respuesta es sí. Hay varias opciones:

  • Por una parte, la Ley obliga a las administraciones a garantizar la escolarización del alumnado que accede de forma tardía al sistema educativo. Por ello, puede acceder al curso que le corresponda por edad y obtener el título al finalizar sus estudios.
  • Por otra parte, a partir de los 18 años pueden realizar unas pruebas para obtener el graduado en Secundaria y, a partir de los 20, de Bachillerato.
  • También se puede estudiar en un centro extranjero a distancia y convalidar el título gracias a los convenios de homologación entre distintos países.

Sin duda alguna nuestras Señorías deben abrir un debate profundo sobre el Homeschooling, en el que se cuente con la reflexión de todas las partes implicadas: Administración, profesorado, alumnos y padres.