Seleccionar página
Dirigentes nacionales de Unión Progreso y Democracia (UPyD) se han comprometido con Sociedad Civil Catalana (SCC) a sumarse al pacto que este colectivo reclama entre todos los partidos constitucionalistas para intentar revertir la situación de esta parte de España en la que se ha establecido el miedo que impide decir realmente lo que la mayoría piensa sobre la deriva secesionista.

Javier Bezares, del Consejo de Dirección de Unión Progreso y Democracia, tras reunirse con representantes de Sociedad Civil Catalana, ha denunciado que es “terrible” que los jóvenes de Cataluña “tienen conflictos hasta con sus propios compañeros independentistas e incluso, a veces, es el profesorado secesionista el que los chantajea y ningunea por no pensar como ellos”.

Desde la dirección nacional de UPYD han hecho estas declaraciones después de que el colectivo de jóvenes catalanes de SCC les hayan explicado cuál es la realidad diaria que tienen que superar en los centros educativos, y especialmente en las universidades catalanas, donde la juventud independentista está muy organizada.

Para hacer frente a esta situación, los dirigentes nacionales de Unión Progreso y Democracia se han comprometido a sumarse al pacto que Sociedad Civil Catalana reclama entre todos los partidos constitucionalistas, para defender la democracia y la igualdad en Cataluña, e intentar revertir la situación de esta parte de España en la que “se ha establecido el escenario del miedo, que impide que la gente levante la voz y diga lo que realmente piensa, porque la mayoría de la sociedad está en contra de la deriva secesionista que ha emprendido la Generalitat”.

UPyD ha recordado que “debemos garantizar ya, de una vez, y para siempre, la democracia en Cataluña, pues en una democracia en pleno siglo XXI es intolerable este tipo de actuaciones, por lo que UPYD siempre ha tenido ese compromiso y lo seguirá teniendo durante los próximos años”.

Por último, los participantes en la reunión han lamentado “los déficit que estamos sufriendo los jóvenes de Cataluña y los ciudadanos del resto de España, porque esto no es una cuestión que afecte sólo a los ciudadanos de Cataluña”.