Seleccionar página

Apenas 50.000 personas han prestado su confianza a Unión Progreso y Democracia. Son, sin duda, unos malos resultados electorales. Nos hemos encontrado con diferentes obstáculos que no hemos sido capaces de superar. Como por ejemplo el hecho de que muchos ciudadanos desconocían que nos presentábamos o que nuestro candidato era poco conocido en Madrid.

Durante estos días, me estoy dedicando a compartir reflexiones con mis compañeros de UPYD. La gran mayoría coincide en que esta campaña ha sido muy positiva. Por una parte, hemos conseguido volver a ilusionar a los afiliados. Y por otra, hemos conseguido que gente que en su momento se fue esté volviendo a afiliarse.

Sin duda, todo esto no sería posible sin el enorme trabajo de afiliados, simpatizantes y voluntarios magentas que han hecho una campaña titánica con apenas 60.000€ de presupuesto: son la verdadera esencia de UPYD.

Tenemos que sentirnos muy orgullosos de todo lo que hemos hecho en estos últimos tres meses. Desde el pasado 2 de abril hemos elegido un nuevo Consejo de Dirección, hemos renovado todas las comisiones, hemos renovado los Consejos Territoriales, hemos recogido avales en casi todas las circunscripciones, hemos hecho primarias sin avales y hemos confeccionado listas electorales para el Congreso y Senado.

Ahora se abre un profundo debate sobre el rumbo que debemos tomar en UPYD. Sin duda todas las opiniones son respetables y las tendremos en cuenta. En mi humilde opinión, sigue sin haber llegado el día en que este partido no sea necesario.

Es cierto que otros partidos se han apoderado de nuestras propuestas. Pero como dice el refrán, “del dicho al hecho hay gran trecho“.  Veremos lo que ocurre en los próximos meses, pero me temo que todo seguirá igual.

Y ahí estaremos UPYD para recordarle a sus Señorías que deben trabajar por el interés común y no por el suyo propio, que deben fortalecer el Estado del Bienestar, reformar la Ley Electoral, despolitizar la Justicia, desterrar la corrupción política y el capitalismo de amiguetes y reducir el gasto superfluo para destinarlo a la creación de empleo. Les recordaremos también que las Diputaciones son innecesarias, que deben arropar al colectivo LGBTI y garantizar la igualdad de todos los españoles, independientemente de la comunidad en la que vivan.

No vinimos a vivir del cuento sino a trabajar por España. Y a ello es a lo que nos dedicaremos los próximos años. Porque nuestro pacto es contigo.

Javier Bezares

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies