Seleccionar página

Este martes 8 de noviembre vamos a vivir, sin duda, uno de los días más importantes de nuestra historia más reciente. Salvo sorpresa contra todo pronóstico, Donald Trump o Hillary Clinton se convertirán en el 45º presidente de los Estados Unidos.

Con estas elecciones se pondrá fin a meses de insultos y confrontación política. Y es que la demócrata Hillary Clinton saca poca ventaja en las encuestas a su principal rival, el republicano Donald Trump. Esta es la triste radiografía de un país polarizado.

Nadie parece recordar que hay más opciones en el menú. Se presentan también Joe Exotic, Jill Stein (del Partido Verde), Evan McMullinn y Gary Johnson (del Partido Libertario). Su Ley Electoral tampoco ayuda demasiado ya que, como cabe recordar, el partido ganador en un Estado consigue todos los representantes. De este modo se hace más compleja la representación de terceros partidos.

A nivel europeo parece haber más unanimidad. Según sondeos publicados por YouGov y Pew Research más del 86% de los ciudadanos sienten miedo ante una posible victoria de Trump. Mientras que Clinton cuenta con el respaldo del 59% de los europeos (casi 18 puntos menos que el actual presidente Barack Obama).

¿Por qué produce tanto rechazo Donald Trump? Nos encontramos ante una de las figuras más polémicas en las elecciones de Estados Unidos. Aunque en los últimos meses ha intentado controlar su lenguaje y comportamiento, de su boca han salido frases muy controvertidas.

Ha prometido deportar a todos los inmigrantes ilegales, especialmente a quienes lleguen desde México. Incluso ha amenazado con construir un muro costeado por los mexicanos. También se ha mostrado contrario a los ciudadanos musulmanes de Estados Unidos, como garantía de la seguridad nacional.

El magnate ha atacado a famosas de la televisión y ha apostado por incentivar las armas de fuego. Sin duda una de las frases más reveladoras es: «La posibilidad de que Hitler lograra sus objetivos habría disminuido si la gente hubiera estado armada».

También se le acusa de homófobo por sus palabras y hechos. En 1990 la revista Forbes publicó que la riqueza de Trump había descendido. Como venganza, tras la muerte del propietario Malcolm Forbes, desveló que vivía “abiertamente como homosexual”.

Espero que este martes triunfe el sentido común. Que no se permita que un machista, racista y homófobo consiga llegar a la Casa Blanca. Estados Unidos debe ser un país en el que todos sus ciudadanos vivan en igualdad y libertad. Independientemente de su origen, raza u orientación sexual.

Artículo publicado en Demokratia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies