Seleccionar página

Un 19 de abril de 2007, nace del vientre putrefacto de Al Qaeda, un espécimen terrorífico y a la vez mortal para la libertad global. Estamos hablando del autoproclamado Estado Islámico o Califato, hasta ahora, de Irak y el Levante.

Nace en plena primavera la antítesis de la primavera árabe, he titulado este capítulo “Una margarita como arma o como el Estado Islámico no entiende de paz”.

Debemos partir de que la guerra nunca es la solución, la guerra es la última mano que usar en la larga partida del poker antiterrorista. Es además una baza que nos puede traer la solución pero a corto plazo; y el terrorismo, precisamente, no es algo que combatir a corto plazo sino todo lo contrario. El problema es que hay veces que cuando ya el terrorismo se ha subido a la parra (el caso del autoproclamado Estado Islámico) las medias a largo plazo (la educación, por ejemplo) no tienen efecto.

Ustedes creen que yendo al norte de Irak y dándoles una margarita e incluso leyéndoles un poema a un yihadista suní éste nos perdonará de la horca, la crucifixión, la quema, la lapidación, la defenestración, la degollación, la mutilación, etc. etc. ¿Ustedes lo creen así?

¿Cómo le explicas a alguien que pretende arrojar por una azotea desde más de un quinto piso a una persona, para que posteriormente sea lapidada, cuyo único delito, entre comillas por supuesto, ha sido el ser homosexual?

Pues por desgracia, obviamente, es imposible dialogar con personas que te esperan en su territorio con los brazos abiertos y sabe Dios cuantos kilos de explosivos debajo de la camiseta.

A lo largo de la Historia a los Genocidas se les combate, no se les dialoga. Si se intenta dialogar con ellos no te cogen la mano, te cogen el brazo, y cuando te das cuenta, como pasó con la Alemania Nazi, han conquistado toda Europa. Por lo tanto, seamos realistas.

Y no me vengan con que aquí también hubo terrorismo en España y aquí no se bombardeo Euskadi ni hubo intervención militar internacional. El tema es que los abertzales no autoproclamaron la independencia de Esukal Herria teniendo, por tanto, un territorio controlado por ellos desde el que actuar contra Epaña, sino que actuaban desde sus escondrijos. No hacía falta bombardear nada porque allí en el País Vasco y Navarra ya estaba la Guardia Civil y la Ertzaintza para combatirles, y los políticos por otro lado para legislar (bien o mal) al respecto.

El caso del Estado Islámico es diferente pues ellos sí controlan un basto territorio donde poder entrenar libremente, desde donde poder expandirse más aún, donde armarse y, lo más importante, donde financiarse.

Hace poco leía un artículo que hablaba de ello; esa gente gana millones de euros al día con las donaciones, la venta de petróleo, la venta de órganos, la venta de personas humanas, el expolio y la venta de patrimonio, etc. (ramas que ETA no tocaba ni de lejos en su financiación, que sepamos).

Yo tampoco estoy, en parte, de acuerdo con los bombardeos pues en muchos casos pueden llegar a ser imprecisos y llevarse por delante la vida de inocentes. Yo estoy más de acuerdo con algo más preciso y eso es la intervención por tierra. Pero incluso antes de iniciar una guerra contra nada ni nadie sigo pensando y defiendo que lo que habría que hacer es cortar por todos los medios sus vías de financiación, y de ahí ya pues en adelante.

Acuérdense cuando se cortaron las vías próximo orientales de suministro petrolífero a los nazis. Pues esto es igual. Pero claro, el capital es el que manda, incluso por encima de la causa justa. Y parece ser que los adalides occidentales de la lucha antiterrorista prefieren seguir negociando con multitud de países que hacen comercio asiduo con los terroristas de Irak y Siria financiándolos directa e indirectamente por un puñado de perras.

La tontería de este capítulo es que a veces es más fácil deshacerte de una columna de hormigas poniendo un azucarillo donde te plazca que usando un potente insecticida.

Zeki Hinojo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies